Fundación Telefónica

Proniño, erradicación del trabajo infantil

Saltar la navegación e ir directamente al contenido [Tecla de acceso directo 2]


Estás en: Fundación Telefónica > Proniño > Programa Proniño > Modelo de Intervención

Modelo de Intervención

Estrategias de erradicación del trabajo infantil

Para entender las distintas estrategias de intervención social y política para la erradicación del trabajo infantil, hay que considerar -aunque sea de forma breve y conceptual- las causas que producen el trabajo infantil en Latinoamérica.

Y aunque las causas sociales que determinan la aparición del trabajo infantil dependen de muchos factores (Ver figura), en gran parte, vinculadas de una manera muy específica y particular a cada región, país, lugar en que se produce (estructura económica, valores dominantes, fenómenos urbanos o rurales, estructuración de los núcleos familiares, existencia o no de conflictos sociales o armados, etc.), entre los expertos y en la bibliografía temática más apreciada, hay un cierto consenso en identificar cuatro grandes factores o causas de trabajo infantil (Ver figura):

  • Pobreza estructural.
  • Desestructuración del ámbito familiar y de contención psicoafectiva del niño/a.
  • Valores y culturas que tienden a legitimar el trabajo infantil.
  • Inadecuación de los sistemas de educación para sostener la escolarización de estos niño/as, lo que produce la expulsión de los niños y niñas del proceso educativo, reforzando así a corto plazo, la dualización y exclusión social de esta población y, a largo plazo, la reproducción "ampliada" del trabajo infantil, ya que estos niños y niñas excluidos de hoy, tienden a conformar núcleos familiares y entornos sociales en los que se vuelven a reproducir los factores anteriormente mencionados.
Como es natural, el tema de la pobreza estructural (en cuanto característica determinante del modelo de desarrollo socioeconómico) suele plantearse como "el gran factor" que condiciona las actuaciones en los otros terrenos. Es por ello, que algunos organismos internacionales que lideran actuaciones sobre el tema,priorizan enfoques de actuaciones para combatir el trabajo infantil que tienen un fuerte componente de combate de la pobreza.

  • Compensación económica a las familias por la pérdida de los ingresos aportados por el niño/a que abandona el trabajo (1)
  • Creación de nuevas oportunidades económicas, además, sostenibles en el tiempo, para las familias.
  • Creación de micro-entornos económicos que generen nuevas fuentes de trabajo y generación de riquezas para las comunidades
Es claro, que una intervención social que tenga por foco la pobreza estructural exige una gran complejidad de actuaciones de alto nivel y sobre todo, una gran movilización de recursos de todo tipo, ya que por su propia definición, tienen que ver con los modelos de desarrollo socioeconómico globales de cada país o región. Por tanto, por tener esta naturaleza, se alejan de la modalidad de intervención de un programa como Proniño, sin que esta afirmación implique descartar actuaciones sobre el entorno familiar destinadas a mejorar sus perspectivas económicas, y que de hecho, se contemplan en nuestra actuación.

La cuestión que se plantea entonces es la posibilidad de otros modelos de intervención, que sean eficaces en la erradicación progresiva del trabajo infantil, sin tener que depender exclusivamente de que en un entorno dado (local, región, país) se produzca la eliminación material de la pobreza estructural que condiciona la estrategia de supervivencia de las familias o entornos a los que pertenecen los niños, niñas y adolescentes trabajadores.

Para abordar el tema es necesario tener en cuenta otra cuestión, referida al "desde dónde y con qué propósitos" se realiza la reflexión.

Una perspectiva es la de los Estados, Gobiernos o Instituciones internacionales. Desde esta perspectiva, "resolver el tema del trabajo infantil" es plantear el problema en su totalidad y las actuaciones que se deriven tienen que ver con políticas de Estado, por ejemplo Políticas generales contra la pobreza, Políticas de fortalecimiento de las instituciones y servicios públicos (salud, educación, etc.) que interactúan con los sectores sociales afectados, Planes de actuación especiales gestionados desde distintas instancias del Estado, etc.

La "visión" de un programa como Proniño es distinta y tiene que ver con la posibilidad de producir buenos resultados al manejar otras escalas de intervención (con menor población incluida), y que por tanto, puede hacer uso de técnicas e instrumentos de intervención social (por ejemplo, seguimiento personalizado de niño/as y familias) impensables a otro nivel de actuación. Este enfoque es el que denominamos actuación local a través de redes sociales de cooperación.

Sin embargo, esto no debe entenderse como un enfoque "menor", sino complementario de otras actuaciones. Incluso, las actuaciones de "tipo local", pueden (y en la realidad es lo que se hace) ser conectadas a través de redes de actuación, que generan verdaderas plataformas nacionales y regionales de intervención.